domingo, 5 de julio de 2009

Literatura romantica


POESIA

Eres mujer, tan hermosa
como la esmeralda más preciada.
Te asemejas,
cada vez
que percibo tú sonrisa
a un cántaro
de agua fresca
saciando mi sed
de poeta enamorado.

Déjame...
Que sediento beba de tus labios
todo el manantial
que deseas compartir.
Porque la vertiente, es inagotable.
Ambos lo sabemos
porque surge, desde el manantial
de nuestros corazones...
..................
El Hombre Mediocre

Deja que mis labios irradien
la irónica sonrisa
de un amor, no correspondido.
Que oculten, en un acto de soberbia
el dolor de saber que no me amas...

Quizás...
El hombre mediocre, pueda en un poema
cometer el despropósito de escribir
con la tenue esperanza
de recobrar...
Lo que nunca le perteneció, el amor
de una mujer, incomparable...
El Eremita

Publicar un comentario