martes, 11 de enero de 2011

“Buscando los limites perdidos”


-Somos una de las tantas parejas modernas que nacen en una oficina; éramos compañeros de trabajo, pero un día nos enamoramos- Explicaba Alberto al Consejero Sentimental, Pastor Carlos Aguirre.
-Todo marchaba muy bien hasta que nos dimos cuenta que no respetábamos nuestros propios limites y muchas veces permitimos que las expectativas y juicios de los demás nos determinen; eso nos condiciona y terminamos discutiendo-
El Consejero lo escuchaba con atención mientras tomaba algún apunte; afuera del edificio se oía el murmullo de la gente; era un cálido atardecer de primavera.
-Ahora me gustaría escuchar su versión sobre su pareja estimada Fabiana, expreso Carlos mientras sus dedos jugaban con una lapicera sobre el escritorio-
Fabiana no había estado muy de acuerdo con la idea de acudir a una consulta profesional; pensaba que todavía podía resolver la situación mediante el dialogo; pero ante el paso del tiempo sin resultados positivos decidió acompañar a su esposo a la consulta; miro a su pareja con mucha ternura como deseando resolver el conflicto que los perturbaba y lograr restaurar la armonía perdida y hablo serenamente – En realidad Pastor, creo que no hemos aprendido a fijar limites, de pronto nos absorbemos demasiado-
-Es importante en estos casos afirmo Carlos Aguirre que cada uno de ustedes en sus relaciones personales logren interactuar alcanzando determinados momentos; acercarse, distanciarse, comprometerse; pero dejar un espacio flexible que los libere si fuera necesario; momentos de soledad y compañía, deben lograr cada uno su propio ámbito y dirigirse a la conquista de su propio Ser, con el justo equilibrio de sus dependencias emocionales; todos tenemos limites, lo importante es ser lo suficientemente humildes para reconocer los propios-
-Es verdad reconoció Alberto; mirando a los ojos a su esposa, al comienzo de nuestra relación cada uno tenia un proyecto de vida y luego nos fuimos sin darnos cuenta condicionando y perdimos individualidad…creo amor mío que vos postergaste muchas cosas en pos de complacerme y ahora me doy cuenta que esto no ayudo a una relación saludable en nuestra pareja-
Publicar un comentario