domingo, 18 de diciembre de 2011

LA POESIA, TRANSFORMADORA DEL MUNDO

Una afirmación así -la poesía como transformadora del mundo- hará sonreir, sin duda, a muchos. No pensarían así los griegos del Siglo de Oro de Pericles, cuando las vidas y los conocimientos estaban conformados siguiendo el ritmo de los versos de La Ilíada o de la Odisea.


Tampoco los guerreros celtas y sus sacerdotes druídas, que confiaban la elaboración de sus "cantos mágicos" a sus profetisas, mujeres inspiradas por la Divinidad. La vida de su sociedad se hallaba también ritmada por estos cantos, que en lengua velada expresaban a los mortales enseñanzas a los que la razón no alcanza.


El mismo Platón afirmaría en boca de Sócrates que el verdadero poeta es portavoz de un dios. Que su alma es un instrumento musical, que pulsa el dios cuando quiere dar su mensaje a los hombres. Que no pueden rebatir los sabios el canto de un poeta, pues se halla más allá de sus conocimientos. Recuerda Platón que el poeta canta, pero que no enseña, que él mismo no puede explicar el mágico y sublime contenido de sus alados versos.

Nueva Acrópolis Argentina: LA POESIA, TRANSFORMADORA DEL MUNDO

Publicar un comentario